lunes, 31 de julio de 2017

RAG QUILT




Verano:)… Para mí supone la liberación todo lo que acarrea un curso escolar… Tutorías, ayuda con los trabajos, apoyo con los exámenes… estar de vigilante para que algún rabo de lagartija haga las tareas o no se despiste de las clases particulares de inglés… que haya suficiente pan para bocadillos y fiambres todas las mañanas (que siempre hay algún “ratón” con el que no he contado)… preparar los desayunos a las 7,15 de la mañana…

Aunque todavía no esté de vacaciones, estoy disfrutando:). Puedo leer por las tardes y hasta estoy viendo una serie sin quedarme hasta las tantas. He visto las cinco temporadas de Downton Abbey durante esta primavera, pero a costa de quitarme horas de sueño… Estoy acabando varias cosas que tenía pendientes en casa después de la obra. Y terminando proyectos, que empiezo como si tuviera todo el tiempo del mundo y después no doy abasto.


Uno de estos proyectos es una preciosa manta Rag Quilt con telas Tilda que estoy encantada de enseñaros.




Esta técnica consiste en unir cuadros de tela y deshilachar las telas de cada cuadro haciendo cortes en el margen de costura, que va por fuera.




Este proyecto es de este precioso libro de Tilda.




 Fue un autoregalo que me hice hace un par de años:). Os animo a comprarlo, trae todos los patrones (algunos preciosos de Navidad) y merece la pena.
Lo he adaptado en cuanto al tamaño de la manta, disminuyendo el número de cuadros. Es una manta de sofá, como la que os enseñé aquí, pero esta vez es para mí :)
Tiene 60 cuadros, en 10 tiras de 6 cuadros cada una.




He utilizado 6 telas diferentes y la misma tela para la trasera en todos los cuadros.



 Los cuadros miden 16 x 16 cm y la guata 13,5 x 13,5 cm. Corté 10 cuadros de cada tela, 60 cuadros de guata y 60 cuadros de tela trasera.



Montamos un sándwich con la trasera, la guata y la tela Tilda del frente de la manta.






Hilvanamos y cosemos un aspa desde cada esquina para que no se mueva.



 Yo lo acolché a mano… es lo que más me gusta hacer. Aunque tardé un siglo, a máquina lo haces en una tarde… pero no tenía prisa. He disfrutado haciéndola.



 Luego en una mesa grande, montamos como se distribuirán los cuadros. Lo hice poniendo primero las seis telas en fila. La siguiente fila, empieza con la tercera de la fila anterior. Así no coinciden nunca, ni en diagonal, dos telas iguales. Haced una foto y así no os tendréis que preocupar de volver a pensar cómo iban.




 


Entonces cosemos los cuadros en tiras de seis, hasta formar las 10 tiras, revés con revés y con el margen de costura hacia arriba, por el frontal de la manta.





Como los cuadros de guata son más pequeños, el margen lo forman solo las telas delanteras y traseras.



A continuación unimos las tiras unas con otras (consultamos la foto que hicimos para no equivocarnos).






Un detalle a tener en cuenta es hacia qué lado miran los márgenes de costura al unir una tira con otra. Planchamos las tiras impares, por ejemplo, hacia la izquierda (1ª, 3ª, 5ª,7ª y 9ª) y las tiras que vayan a ocupar los lugares pares (las tiras 2ª, 4ª, 6ª, 8ª y 10ª) hacia la derecha. Así al coser, cada una mira hacia un lado y queda perfecto.




 A continuación hacemos una costura alrededor de todo el borde para cerrar las capas del contorno.




Finalmente, con unas tijeras realizamos cortes en el margen de costura (con cuidado de no llegar a la costura) distanciados 1 cm aproximadamente.





 Hasta aquí el proyecto de costura, pero para conseguir el efecto deshilachado, hay que lavar en la lavadora y centrifugar. Yo lo hice dos veces, porque con el primero no se deshilachó suficiente… Para terminar y que el efecto sea más esponjoso, secamos en la secadora: el resultado es sorprendente.






En el libro de Tilda indicaba que para lavar y secar se introdujera el Rag Quilt en una bolsa de tela… no tenía ninguna y no lo hice. Cuando quité el filtro de la secadora comprendi porqué, jajaja.






Espero que os guste este proyecto y os animéis a hacerlo. No es difícil en absoluto y el resultado merece la pena.






Gracias, como siempre, por vuestras visitas y comentarios.



Un beso y hasta pronto!!

 

 


viernes, 16 de junio de 2017

Banderines y Lienzos


Después de recuperar los muebles para el dormitorio de mi hija que os conté aquí, nos encontramos con las paredes vacías... así que empezamos a pensar en cómo decorarlas...




Para colocar sobre el cabecero de la cama, ya os dije que compré en Casa una letra con su inicial y la decoré con decoupage con una servilleta de florecitas de Ikea. Le puse una cuerda con la pistola de silicona y ya está colgada en su sitio;)



Teníamos el problema de que todo lo anterior no era apropiado para su edad… hemos tardado tanto en cambiar su dormitorio que todo era muy de niña pequeña. Ella ahora está en la edad en la que le encantan las frases tipo Mr Wonderful (Si puedes soñarlo, puedes hacerlo… etc) Así que imprimí un montón de estas frases que encontré en Pinterest y ella eligió las que más le gustaban.


Compré unos lienzos en blanco y pegué con cola de empapelar las frases que había elegido. Hay que insistir con el pincel para que no queden burbujas de aire… y pasar una lija por el borde del papel que sobresale del lienzo. Como el folio es blanco y el lienzo también, parece que se funden… Los hice en dos tamaños, folio y medio folio.


Increíble cómo quedan, os animo a probar con cualquier imagen con fondo blanco.


También hice un cuadro con una tabla y unos papeles de decoupage, son los que utilicé para una lámpara y que compartí con vosotras aquí.


Y con un marco de Ikea y la misma técnica y plantilla que os enseñé en esta entrada, hice este espejo para romper un poco.


 Otra cosa que me gustaba mucho para su dormitorio era una tira con banderines de tela… nunca los había hecho, pero están tirados de hacer. Saqué un montón de retales y fui eligiendo la combinación que quería hacer.
 Aquí os dejo el patrón que encontré en Pinterest:


Sólo tenéis que recortar la plantilla y coser derecho con derecho


Recortar el sobrante


dar la vuelta y elegir el orden que más os guste

Ponerlos con alfileres en una cinta al bies que doblaremos por la mitad.




Cosemos la tira de bies con los banderines unidos, hacemos dos nudos o lazos al final… y queda súper bonito!!





La colocamos sobre el sofá, con los cuadros debajo y listo!!





No me diréis que no es fácil, bonito y sobre todo, BARATO. Es una verdad como un templo que la necesidad agudiza el ingenio. Cuando ves a tu hija adolescente con un dormitorio por decorar, que no quiere nada de lo anterior y tu economía tampoco está para tirar cohetes… hay que dejar volar la imaginación ;)


Espero que os sirva para vuestros proyectos.

Gracias por vuestras visitas y comentarios.

Un beso y hasta pronto!












viernes, 9 de junio de 2017

Feliz de volver...



Ya ha pasado más de un año desde que decidí empezar este proyecto… me lo pensé mucho porque soy tímida y porque no soy una experta en nada de lo que publico. Aunque la idea no era demostrar nada, sino compartir aficiones, ideas, trabajos y proyectos... Y he tenido la oportunidad de conocer a mucha gente creativa y amable. En esta primera entrada al blog os contaba que creo que no hay tiempo que perder… mejor arrepentirse de haber hecho o intentado algo, que de no haberlo hecho. Sólo hay un borrón en todo esto, el poco tiempo que tengo, pero eso ya lo sabía antes de empezar… Me gustaría compartir más cosas, tenía preparadas varias entradas para Navidad y sólo publiqué una… y ha llegado junio sin publicar nada más. Así que el propósito de este segundo año va a ser sacar un poco de tiempo para lo que me hace feliz, y este blog me ayuda a serlo.
Vamos a ello!!










Después de la reforma que hemos hecho en casa y que se ha alargado como si fuera una catedral, había que volver a decorar dos de los dormitorios de mis hijos...y encima con poco dinero, así que me  eché encima varios trabajos :) con los que no he dado abasto… Una funda para un sofá de mi hija, cuadros para dos dormitorios, dos alfombras como ésta que le hice a uno de mis hijos que ahora la quieren los otros dos…
Y pintar y reciclar varios muebles que ya son miembros de la familia:)

En concreto están los muebles infantiles que no puedo tirar (porque estos tres adolescentes también fueron tres enanos hace no mucho tiempo). Los han acompañado en su dormitorio casi desde que nacieron y después en su cuarto de juegos. Ya sé que están amortizados, pero les tengo mucho cariño. No sabía qué hacer con ellos, le he dado muchas vueltas hasta que decidí que les seguirían acompañando con una nueva imagen.

Uno de los dormitorios a decorar era el de mi hija, y empecé a reutilizar algunos de estos muebles.

Tenía una mesa bajita de madera (que había sido compañera de dos sillitas), pintarrajeada y arañada por 20 sitios… Han jugado en ella siempre, han montado el castillo de playmobil, han tomado café los muñecos, han hecho sus primeros deberes…







La limpié con limpiador jabonoso para madera y directamente la pinté con Mary Paint Azul Náutico. Increíble esta pintura, con solo dos manos sin lijar ni imprimar quedó perfecta. No la había usado antes, la pintura que había utilizado para usar sin imprimar era Chalk Paint de Annie Sloan, pero Mary Paint me ha encantado. Tiene también una carta preciosa de colores y queda genial sin ninguna terminación, a diferencia de la pintura a la tiza.

Después de las dos manos de pintura, le puse un dibujo tipo mandala, con una plantilla de esténcil. Lo hice un poco difuminado, en blanco roto.




Aunque la pintura no necesita terminación, le puse barniz para que quede más resistente. Ya no son niños, pero no son tan cuidadosos como los mayores:). La coloqué como mesa de centro delante del sofá y ha quedado preciosa.










Utilizando el mismo bote de pintura, pinté también un cabecero de celosía que era blanco y estaba muy arañado. Y coloqué su inicial, que compré en la tienda Casa, con decoupage con una servilleta que compré hace años en Ikea.














A una estantería que era blanca con un osito, muy de bebé claro está, la pinté también y le puse el mismo dibujo de la plantilla. Le viene estupenda para poner sus libros de lectura, en eso ha salido a mi :)









Y, el cambio más sorprendente, una antigua mesa de ordenador, de estas que se saca una parte para el teclado y para la impresora, horrorosa, negra y color caoba, de contrachapado… ésta sí que no me daba pena tirarla.









Sin embargo, ella la quería para su cuarto!! Como mesa de estudio… para morirse… Así que cogí lo que quedaba del bote de Mary Paint Azul Náutico y empecé a pintarla. Pensando que acababa en la basura. Y con dos manos (en la parte negra, tres) quedó genial. Lo que hace el color… le puse los mandalas en el lateral, en el sobre de la mesa y en la parte que se extrae… no parece la misma!!











Y lo que cunde la pintura… todo esto lo he pintado con un solo bote, y aún le queda un dedo!!

A todo le puse barniz para terminar, para que quedara más protegido de roces y golpes… Y listo!!


Os animo a que os atrevais a pintar aquello que se os ocurra. Todo lo que podéis perder es un bote de pintura y el resultado es posible que os sorprenda, como a mí!!

Gracias por vuestras visitas y comentarios.
Prometo no tardar en volver, que tengo mil cosas que enseñar...



Un beso y hasta pronto!!