martes, 22 de noviembre de 2016

Costurero Crazy Quilt

Más de tres meses sin aparecer por aquí… Varias cosas, además de las vacaciones, me han tenido tan liada que no he tenido tiempo de publicar nada. Entre ellas, una obra en mi casa que se ha alargado más del doble de lo previsto… como una maldición gitana :). Pero ya estoy de vuelta, con más proyectos que compartir y a tiempo para empezar a preparar la Navidad, mi época favorita del año.

El proyecto que os traigo hoy es una cesta-costurero hecha con 7 piezas de Log cabin. Creo que a esta modalidad “desordenada” se le llama Crazy Quilt. Para que las que no lo hayáis hecho nunca, se trata de coser trozos de tela, siguiendo un orden, en una pieza de entretela. Es muy entretenido de hacer, se pueden ir cosiendo a mano o a máquina y el resultado merece la pena. Yo lo he hecho a mano porque guardé todos los muebles apilados en dos habitaciones y, aunque me llevé la máquina, me dejé atrás el cable!!
De todas formas, es algo que se puede hacer a mano en el sofá, después de cenar:)


El patrón no es mío, es de Manualidades El Dintel, aquí podéis verlo. Desde que vi la cesta, me enamoré de ella. He cambiado algunas cosas, le he puesto más puntadas, y he puesto bolsillos por dentro. El resto es igual.



El patrón del Log se pinta en las 7 piezas de entretela. La pieza 1 no se cose, se pone con un alfiler y se cose al ir cosiendo las demás. La pieza 2 se cose sólo la línea que comparte con la pieza 1… y así sucesivamente.

Después se unen todas las piezas y se decora con puntadas decorativas. Hacedlo antes de poner el forro y el fondo. Yo le hice otro fondo con guata y un acetato dentro, q habrá que sacar para lavar, para que le dé más cuerpo. Los bolsillos son una tira doble, con guata dentro, cosida al forro. Y el asa, no la hagáis muy larga y poned guata doble.










Me encanta cómo ha quedado… Y me viene fenomenal para tener a mano lo que tenga entre manos en cada momento, ya sea patchwork o ganchillo. Y es tan bonita que no me importa que esté en un rincón del salón :)



Espero que os animéis a hacerla o que os sirva de inspiración para vuestros proyectos.

Gracias por vuestras visitas y comentarios.

Un beso y hasta pronto!!



jueves, 11 de agosto de 2016

Territorio Vaquero

Cuando recuperé mi antigua afición al ganchillo, está claro que no tenía ninguna intención de hacer pañitos de abuela… Quería hacer cosas prácticas... 
Ya os comenté aquí que hice un curso de alfombras. La primera alfombra que hice fue para mi hijo mayor, que entonces tenía 16 años, en plena adolescencia… Se acababa de independizar de su hermano a un dormitorio para él sólo y se me ocurrió hacerle una alfombra de trapillo imitando el tejido vaquero…



Este es el patrón y le puse una tira blanca para romper un poco el azul todo igual. 


Quedó muy bonita, y lo mejor, que en esa edad tan complicada le gustó!!!


 La casualidad hizo que me encontrara con unas servilletas de barcos en tonos vaqueros… Decidí hacer un invento con unos lienzos en blanco para pintar, pegando la servilleta en el lienzo. Todo lo que podía perder eran unos lienzos pequeños y unas servilletas, así que lo intenté.



Pegué la servilleta con cola para empapelar al lienzo, con cuidado. Y después le di un barniz mate para proteger… Quedó fenomenal con la alfombra… así que le dimos otro aire a su nuevo dormitorio sin mucho dinero y con mucha imaginación…



Espero que os guste o que al menos, os sirva de inspiración para algo que queráis hacer.

Gracias , como siempre, por vuestras visitas y comentarios.

Un beso y hasta pronto!!


domingo, 17 de julio de 2016

Las camisetas son para el verano (y II)


En verano los días son más largos, pero a mi no me cunde nada... Es este calor que te hace ir a menos revoluciones...Pero lo prometido es deuda y además creo que os he contagiado la fiebre de las camisetas… Me alegro que os gusten tanto como a mí. Ya no habrá más este verano, que le voy a tener que cambiar el nombre al Blog:)

En este post os enseñé las primeras camisetas con aplicaciones, ya os dije que mi hija se pasó un verano con un montón de camisetas hechas por su mí. Y en éste os enseñé las últimas que he hecho este verano, que ya sabéis que fueron para regalar porque María ha crecido…

Sin embargo, cómo le hice tantas, hoy os traigo las que le hice a ella y que no os había enseñado. Son de hace dos años, pero como son clásicas, no pasan de moda. No las he dado, las guardo porque se las hice con mucho cariño y no soy capaz de deshacerme de ellas. Las fotos son de ahora, después de 500 lavados... la prueba de que dan buen resultado.

Le hice ésta con un vestidito, es la original, de ésta copié la turquesa que puse aquí
Aunque ya os puse ya el patrón, fijaros que distinta es con el bajo del vestido de lino y el piquillo en las mangas…









Esta con la bandera de Gran Bretaña se convirtió en una de sus preferidas…


El patrón es casero;), lo saqué de este patrón de punto de cruz. 



Las telas son Tilda, y eso también marca la diferencia. Pienso que la tela es más de la mitad del resultado de la camiseta. Y le puse una cinta de terciopelo elástico en las mangas… fue un capricho, porque era del mismo color que la tela de estrellitas y me encantó. 


Si la niña no tiene los brazos delgados no se la pongáis, porque aunque sea elástica no estira tanto como la camiseta.

Y ésta con las muñecas Gorjuss también fue de sus preferidas… Sólo hay que recortar las muñecas en círculo y hacer una composición que os guste.




Le puse unos madroños en las mangas y quedó así de linda…



 

No he hecho ninguna repetida, pero ésta tuve que hacerla también para mi sobrina Carlota, de la edad de María porque ella me la pidió:)

Y ésta turquesa, que ya os conté que compré la tela solo porque me gustaba con esta camiseta... lo que resalta el moreno...


La hice con una aplicación de patchwork que seguro conocéis, pero os pongo el patrón:



Bueno, acaba aquí la tercera entrega de la Saga “Camisetas de Verano”. Espero que os sirvan de inspiración, al menos.

Gracias, como siempre, por vuestras visitas y comentarios.

Un beso y hasta pronto.







viernes, 8 de julio de 2016

Las camisetas son para el verano (I)



Ya está aquí el verano…Tengo abandonado el Blog, el final de curso siempre es agobiante para mí y cuando acaba me quedo un par de semanas resurgiendo de mis cenizas…  Tengo escritos varios post sin acabar, o sin las fotos… Y veo que se nos ha echado el tiempo encima y no os he enseñado las camisetas que tenía pensado.

En este post os enseñé las primeras camisetas con aplicaciones, ya os dije que mi hija se pasó un verano con un montón de camisetas hechas por su madre:).

Sólo hace dos años de ese verano, pero ha crecido y ya no tiene edad para este tipo de ropa:(. El tiempo pasa tan rápido que hay que aprovechar, porque cuando crecen no hay vuelta atrás.

Ahora tengo 3 adolescentes y, aunque es una edad muy bonita, también es difícil. El otro día, hablando con una amiga de esto, me dijo que es una edad en la que hay que acompañarlos, no perseguirlos. Así puede que se sientan a menudo, perseguidos y no me gusta. Ellos se ven envueltos de repente en una marea de cambios, a veces se sentirán confundidos y si no se sienten arropados por sus padres… ¿A quién van a recurrir? Pero es complicado...

Me encanta hacer camisetas de patchwork, así que, aunque ya no sean para mi hija, he empezado a hacer algunas para regalar este verano… A gente especial, como siempre.

Las camisetas de este año en El Corte Inglés son monísimas, la misma calidad estupenda y el precio 4,95€. No me llevo comisión, ojalá:). Pero ya que hacemos el trabajo, que sea con un buen material para que dure. Lo mismo digo de las telas que elijáis. El resultado depende mucho de la calidad de la tela, y de lo bonita que sea, por supuesto… Yo he aprovechado aquella tela que compré para una camiseta turquesa de María y que no había vuelto a usar.


Favorece un montón esta camiseta.



Sólo tenéis que coser algún adorno, un piquillo, un botón…

La del corazón es muy sencilla, pero como la tela es vistosa no le he puesto ningún adorno… Menos es más:) Hice dos, para dos mellizas...


He aprovechado la tela, eh?




Y ésta es la primera de esta temporada que le hago a mi ahijado preferido, además de único:)



El patrón de la estrella es de un libro de Navidad de Tilda. Me gusta con esa forma tan redondeada, como de dibujos animados.



Todas son muy fáciles de hacer, yo creo que el secreto está en usar telas bonitas y en cómo combinarlas con las camisetas. Os pongo esta semana todas las que hice hace dos años, que ya estamos en pleno verano y es el momento de hacerlas.

Gracias, como siempre, por vuestras visitas y comentarios.

Un beso y hasta pronto!!



lunes, 6 de junio de 2016

Amor a primera vista


La manía con el Gris no es por una moda, más bien es un trastorno de la edad:)… Sin embargo, la moda de los muebles blancos, o blanco roto si lo ha sido… y lo sigue siendo, aunque en menor medida, creo yo.

Para el recibidor de mi segunda casa, hace unos 10 años, compré un buró que había que restaurar, pero que me encantó nada más verlo… creo que cuando abrí la tapa semicircular y vi su sobre extensible y sus cajones supe que tenía que venirse conmigo… fue amor a primera vista:)


La pena es que no tengo fotos del antes, era también blanco roto, pero estaba un poco deteriorado… 

Os cuento el proceso:

Primero limpié a fondo con limpiador jabonoso para madera. Sequé con un paño suave. En las molduras le di con un cepillo de dientes viejo para limpiar los "rincones".



Restauré con masilla los desperfectos y lijé el sobrante.



Después pinté directamente con pintura acrílica al agua color Old White (Blanco roto), sin imprimación porque ya os he dicho que era de este color cuando lo compré.



A continuación lijé con lija al agua del número 00, mojando la lija y escurriendo antes de lijar, después volví a pintar. Así varias veces, creo que se llama lacado a mano… Queda muy suave al tacto, y al encerar queda una maravilla, muy brillante.

Finalmente puse cera blanca y encima cera oscura para resaltar las molduras y oscurecer un poco el tono del blanco. Se pone siempre primero cera blanca para no "pasarnos" de oscuro, siempre hay tiempo de oscurecer a medida que vayamos encerando, quitar es más complicado...



Puede parecer pesado lo de tanta pintura y lija con agua, hay que repetir el proceso unas 3 veces, pero el resultado merece la pena.



Para acompañar a este capricho, porque lo que se dice útil no es:), pinté un banco de jardín. 
El recibidor es grande y siempre me han encantado los bancos en los recibidores de las revistas (como los que veo a menudo en la revista El Mueble, una de mis favoritas). El pequeño problema era el de siempre,  que están muy cotizados y no me lo podía permitir… Entonces compré un banco de jardín en la tienda Casa (que te saca de un apuro, como en el caso de este falso tapiz de cocina).



 El banco era de madera tropical, me parece bonito sin pintar, pero no para acompañar al buró…




Así que repetí con él el mismo proceso que os he explicado antes, con una diferencia, puse una imprimación antes de pintar. Y al ser la madera oscura le di dos manos de pintura antes de empezar con la lija de agua. 



Después cera blanca primero y a continuación cera oscura para oscurecer, sacar brillo con un paño y listo!



La colchoneta del banco me la hizo mi madre, yo  todavía no había descubierto que era capaz de coser a máquina :), le quedó perfecta!!




Me gustó mucho el resultado, por fin pude tener un recibidor con un banco por un precio asequible... y el pequeño buró, cada vez que lo miro me alegro de habérmelo llevado debajo del brazo!! En sentido figurado, claro!

Gracias, como siempre, por vuestras visitas y comentarios!

Un beso y hasta pronto!





domingo, 29 de mayo de 2016

Guardando las mantas

Desde que hace un par de años hice un curso de alfombras de ganchillo, recuperé esta antigua afición, como ya os conté aquí.
Sin embargo, nunca había trabajado con trapillo, y me encantó. Engancha un montón porque ves crecer la labor que estés haciendo como la espuma:).
Una de las cosas que hice con trapillo fue este cesto para guardar mantas de sofá, en una casa en la sierra donde hace un frío que pela… Quiero decir que está allí en el salón, por supuesto, en invierno y ,por si acaso, en verano…



Se hace en muy poco tiempo y es muy práctica además de bonita. Es una alternativa a las de cuerda, con la diferencia de que cuando lavas las mantas… va a lavadora también la cesta. Le podéis dar el diámetro y altura que queráis.
Está hecha con trapillo elástico y una aguja del número 15. Toda a punto bajo.

El patrón de fondo de la cesta es éste:


La explicación, porque hay quien la prefiere (yo prefiero siempre los gráficos)

Para la base:

1ª vuelta: Hacer un anillo mágico de 14 puntos bajos.
2ª vuelta: 1 aumento en cada punto - (28 puntos finales)
3ª vuelta: *1 pb 1a*, repetimos 6 veces (42 puntos)
4ª vuelta: 1pb 1a *2pb - 1a*, repetir 5 veces 1pb (56 puntos)
5ª vuelta: *3pb 1a*, repetir 6 veces (70 puntos)
6ª vuelta: 2pb 1a *4pb 1a*, repetir 5 veces 2pb (84 puntos)
7ª vuelta: *5pb 1a*, repetir 6 veces (98 puntos)
8ª vuelta: 3pb 1a* 6pb 1a*, repetir 5 veces 3pb (112 puntos)
9ª vuelta: *7pb 1a*, repetir 6 veces (126 puntos)

Podéis seguir este esquema hasta alcanzar el diámetro deseado.

En cuanto a la altura:

1ª vuelta: Tejer 126 pb por dentro para dejar un borde.
2ª-10ª vuelta: tejer 126 pb en cada vuelta
11 vuelta: 53 pb cadena al aire 10, 53 pb, cadena al aire 10
12 vuelta:126pb

En mi caso, como el trapillo era elástico, hice una vuelta más a punto enano, para que no cediera el borde de la cesta.






Ya sólo queda rematar los cabos de inicio y final, y listo!



Podéis hacerlas para muchas cosas... Yo he hecho algunas más, y otras rectangulares, que os iré enseñando.

Gracias, como siempre, por vuestras visitas y comentarios.

Un beso y hasta pronto!