lunes, 30 de abril de 2018

Mantoncillos de flamenca




Parece que he estado hibernando, como un oso, sin escribir en el blog desde Navidad… sigo teniendo muchas cosas que contar, sigo haciendo un poco de todo pero no saco tiempo para sentarme a escribir… Ahora acabo de terminar unos mantoncillos de flamenca, porque en Sevilla la primavera nos trae la Feria de Abril, así que aquí los tenéis.



Hay pocas cosas que me gusten más que un mantón J creo que junto con las perlas, son de esas cosas que nunca pasan de moda. Si tienes la suerte de tener alguna de ellas de tu madre o abuela, o porque has querido darte un capricho, úsalas y disfrútalas. Es una pena que se mueran en un cajón…

El hermano pequeño del mantón es el mantoncillo, jajaja, que se usa con el traje de flamenca en las ferias andaluzas. Y me gustan tanto como los mantones J.

Así que esta primavera me he dedicado a hacer varios mantoncillos para mi hija y para mí. Como nuestros trajes son sencillos, admiten un mantón con un poco más de personalidad.




Uno de ellos era para un traje de piqué de rayitas rosa, muy de niña, y al que quería dar un aire diferente. Por eso elegí una tela mejicana con muchos colores, entre los que estaba el rosa, y unos flecos de seda en color azul denim. Ha sido mi primer mantoncillo flecado por mí con nudos.



Me ha gustado mucho hacerlo, busqué en la red varios tutoriales y lo intenté.
Lo que digo siempre, que podía perder? El coste de la tela y de los flecos… no es que sea barato, pero merece la pena intentarlo. El patrón lo tomé de otros mantoncillos que tenía, le hice un dobladillo y empecé a anudar los flecos.




Los demás mantoncillos llevan un enrejado de ganchillo con hilo de cuquillo. Todos llevan el mismo, uno más ancho y otro más estrecho, y con los flecos anudados como he visto en este tutorial.




Después de hacer un dobladillo, hay que hacer, con un hilo de punto de cruz similar al cuquillo, una vuelta de punto de festón. Sobre esa vuelta de festón, hacer una vuelta de punto enano a ganchillo para empezar el enrejado sobre la tela del mantoncillo.


Éste ha sido un reto porque la tela bordada la “saqué” del delantero de una camisa que ya no usabaJ,
y por eso lleva el borde de ganchillo más ancho, porque casi no tenía tela, jajaja.



He probado varios enrejados pero me decidí por éste. El patrón es una mezcla de estos dos patrones:


Las dos primeras vueltas del primer patrón




 y el resto de este segundo




El abanico de colores de cuquillo es muy amplio, y con mucho brillo.





Es muy cómodo también de trabajar con el ganchillo. Con cualquier tela bonita os puede quedar un precioso mantoncillo.


Este verde agua lleva una tela de flores de algodón sin bordar, también queda bonito...




Este negro tiene una tela bordada, con trozos de terciopelo...









Y éste, muy sencillo, lleva una tela de plumeti rosa empolvado y el enrejado más pequeño (solo el segundo patrón)






Espero que os gusten y os sirvan de inspiración...

Escribidme si tenéis algo que no os haya quedado claro, os ayudaré encantada.

Gracias, como siempre, por vuestras visitas y comentarios.

Un beso y hasta pronto!!




viernes, 29 de diciembre de 2017

Poniendo el Belén



Yo también pongo el Belén. Me encantan los Nacimientos, debe ser por lo mucho que me gusta la Navidad:). Además de este que os enseñé aquí, el año pasado hice uno de patchwork, de figuras de tela rellenas. Os puede parecer un poco infantil el diseño, pero a mí me gusta mucho como ha quedado.

San José, en tonos tierra 




y con el manto de rayas con un bordado en aspa por el borde, no le falta detalle... 





Hasta su cinturón de cuerda…



La Virgen María,
 


con sus adornos de pasamanería, 


Con botones de nácar sujetando las mangas


con su vestido de florecitas


y su manto de plumeti


… femenina, cómo yo me la imagino.


Y el Niño Jesús,



con una cunita bordada en plata, con una cruz en el cabecero 


y la inscripción “Jesús ha nacido” a los pies...


El pelito es de cuerda y va envuelto en lino blanco bordado


 y con una colcha que le hice de ganchillo en hilo plateado, para que no pase frío:)



Espero que os guste y que os sirva de inspiración para vuestros proyectos.

Me quedan muchas cosas que enseñaros… mientras tanto, disfrutad de estas fechas y compartid un rato con las personas que os importan, ese es el mejor regalo…

Gracias por vuestras visitas y comentarios.



Un beso y hasta pronto!!

viernes, 15 de diciembre de 2017

Tiempo de Adviento

Adviento, la época más bonita del año… esperando la Navidad:)






Ya os comenté aquí que la Navidad es mi época favorita… Me encanta todo, las reuniones con mi familia y mis amigos, los regalos y adornar la casa…





Lo primero que hago es cambiar las plantas que tengo en la entrada por dos flores de pascua, una a cada lado de la puerta, en la que cuelgo una corona de ratán. Aprovecho siempre para hacerlo en el puente de la Inmaculada… Cada año voy incorporando algunos adornos nuevos, muchos hechos por mí. Ya no ponemos los adornos infantiles ni el Belén de plástico… esta etapa es distinta, pero también bonita;). Ahora se ríen de mí por la cara de felicidad que se me pone cuando empiezo a abrir las cajas.

El año pasado quería enseñaros tantas cosas y al final sólo compartí este Belén en bastidor… Este año he hecho otro para la familia de la mejor amiga de mi hija, es una forma de agradecerles su cariño con ella.
Creo que de eso va esta época, de compartir y agradecer.

A ver si este año puedo compartir con vosotras más cosas. He hecho también para regalar un par de árboles de Navidad de patchwork, un camino de mesa, y varias cosas más en las que sigo metida…

Y este año estrenamos un Papá Noel Tilda que he estado haciendo desde hace más de un mes, en ratos de fin de semana…




Es una especie de auto regalo. Me ha encantado hacerlo… el patrón lo he sacado del libro de Tilda: Hecho en casa con cariño, del que ya os he hablado alguna vez.





El que viene en el libro es este, yo he seguido el patrón sin modificar nada.







Aunque la chaqueta no es acolchada como en el libro, la hice con una camisa mía a la que tenía mucho cariño, jajaja. Así la veré cada Navidad:)







Yo siempre recomiendo comprar los libros, como vamos a esperar que alguien se esfuerce en crear patrones si nadie los compra? Aunque yo lo he sacado del libro, también está en pinterest, aquí.






Espero que os animéis a hacerlo o que, al menos, os sirva de inspiración para vuestros proyectos.

Tengo previsto compartir mas proyectos de Navidad porque tengo muchas cosas que enseñaros.

Gracias por vuestras visitas y comentarios.

Un beso y hasta pronto!!

lunes, 31 de julio de 2017

RAG QUILT




Verano:)… Para mí supone la liberación todo lo que acarrea un curso escolar… Tutorías, ayuda con los trabajos, apoyo con los exámenes… estar de vigilante para que algún rabo de lagartija haga las tareas o no se despiste de las clases particulares de inglés… que haya suficiente pan para bocadillos y fiambres todas las mañanas (que siempre hay algún “ratón” con el que no he contado)… preparar los desayunos a las 7,15 de la mañana…

Aunque todavía no esté de vacaciones, estoy disfrutando:). Puedo leer por las tardes y hasta estoy viendo una serie sin quedarme hasta las tantas. He visto las cinco temporadas de Downton Abbey durante esta primavera, pero a costa de quitarme horas de sueño… Estoy acabando varias cosas que tenía pendientes en casa después de la obra. Y terminando proyectos, que empiezo como si tuviera todo el tiempo del mundo y después no doy abasto.


Uno de estos proyectos es una preciosa manta Rag Quilt con telas Tilda que estoy encantada de enseñaros.




Esta técnica consiste en unir cuadros de tela y deshilachar las telas de cada cuadro haciendo cortes en el margen de costura, que va por fuera.




Este proyecto es de este precioso libro de Tilda.




 Fue un autoregalo que me hice hace un par de años:). Os animo a comprarlo, trae todos los patrones (algunos preciosos de Navidad) y merece la pena.
Lo he adaptado en cuanto al tamaño de la manta, disminuyendo el número de cuadros. Es una manta de sofá, como la que os enseñé aquí, pero esta vez es para mí :)
Tiene 60 cuadros, en 10 tiras de 6 cuadros cada una.




He utilizado 6 telas diferentes y la misma tela para la trasera en todos los cuadros.



 Los cuadros miden 16 x 16 cm y la guata 13,5 x 13,5 cm. Corté 10 cuadros de cada tela, 60 cuadros de guata y 60 cuadros de tela trasera.



Montamos un sándwich con la trasera, la guata y la tela Tilda del frente de la manta.






Hilvanamos y cosemos un aspa desde cada esquina para que no se mueva.



 Yo lo acolché a mano… es lo que más me gusta hacer. Aunque tardé un siglo, a máquina lo haces en una tarde… pero no tenía prisa. He disfrutado haciéndola.



 Luego en una mesa grande, montamos como se distribuirán los cuadros. Lo hice poniendo primero las seis telas en fila. La siguiente fila, empieza con la tercera de la fila anterior. Así no coinciden nunca, ni en diagonal, dos telas iguales. Haced una foto y así no os tendréis que preocupar de volver a pensar cómo iban.




 


Entonces cosemos los cuadros en tiras de seis, hasta formar las 10 tiras, revés con revés y con el margen de costura hacia arriba, por el frontal de la manta.





Como los cuadros de guata son más pequeños, el margen lo forman solo las telas delanteras y traseras.



A continuación unimos las tiras unas con otras (consultamos la foto que hicimos para no equivocarnos).






Un detalle a tener en cuenta es hacia qué lado miran los márgenes de costura al unir una tira con otra. Planchamos las tiras impares, por ejemplo, hacia la izquierda (1ª, 3ª, 5ª,7ª y 9ª) y las tiras que vayan a ocupar los lugares pares (las tiras 2ª, 4ª, 6ª, 8ª y 10ª) hacia la derecha. Así al coser, cada una mira hacia un lado y queda perfecto.




 A continuación hacemos una costura alrededor de todo el borde para cerrar las capas del contorno.




Finalmente, con unas tijeras realizamos cortes en el margen de costura (con cuidado de no llegar a la costura) distanciados 1 cm aproximadamente.





 Hasta aquí el proyecto de costura, pero para conseguir el efecto deshilachado, hay que lavar en la lavadora y centrifugar. Yo lo hice dos veces, porque con el primero no se deshilachó suficiente… Para terminar y que el efecto sea más esponjoso, secamos en la secadora: el resultado es sorprendente.






En el libro de Tilda indicaba que para lavar y secar se introdujera el Rag Quilt en una bolsa de tela… no tenía ninguna y no lo hice. Cuando quité el filtro de la secadora comprendi porqué, jajaja.






Espero que os guste este proyecto y os animéis a hacerlo. No es difícil en absoluto y el resultado merece la pena.






Gracias, como siempre, por vuestras visitas y comentarios.



Un beso y hasta pronto!!